Distancia entre un árbol y una edificación

Todos los días al salir de nuestras casas o edificios vemos árboles en las calles y nunca reparamos en saber que dice la normativa, en relación a la distancia que debe existir entre un árbol y una edificación.

Esta inquietud se acrecentó más aún, cuando se evidenció a través de los medios de comunicación, como un árbol cayó frente a una casa y derribó el tendido eléctrico en la comuna de La Reina, tras un fuerte viento.

Guía de Arborización Urbana

Existe la “Guía de Arborización Urbana- Especies para la Región Metropolitana Santiago de Chile” realizada por la Asociación Chilena de Profesionales del Paisaje AG (Achippa) primera edición del año 2012, en donde se da respuesta a la pregunta

¿Cuánto es la distancia que debe existir, por norma, entre un árbol y una edificación?

” El diámetro de la copa que alcance una especie de árbol, al estado adulto, determinará la distancia mínima que se debe respetar entre el tronco y la edificación. Se debe considerar la mitad del diámetro de la copa como una distancia mínima aceptable”

Por ejemplo si un árbol tiene una copa cuyo diámetro es de 10 metros la distancia mínima que debería haber entre el tronco y la edificación es de 5 metros.

La segunda pregunta que aparece junto al conocer lo que dice la normativa es:

¿ Cuántos árboles cumplen la norma o bien en cuantas municipalidades se ajustan?

Basta con observar rápidamente que en varios lugares no se está cumpliendo la norma, pues han sido plantados muy cerca de alguna edificación, o bien no se realizan las podas que aseguren el cumplimiento.

Además el no cumplir la norma aumenta el riesgo, sobretodo con los cambios climáticos que hoy experimentamos.

Es importante que todos tengamos el conocimiento de qué es lo que se debe hacer para de esta forma como vecino solicitar se dé cumplimiento.

Por otra parte definir o cuantificar cuantos árboles hoy cumplen con la normativa no es sencillo, pues se debe observar cada especie y determinar el diámetro que tendrá su copa, por lo tanto se debe hacer un inventario de los árboles.

Sin embargo el uso de la tecnología facilita que las organizaciones cumplan con esta reglamentación, pues el primer paso que se debe hacer es un inventario de todos los árboles georreferenciados y desde allí, se podrá obtener la distancia entre el árbol y la edificación y así concluir si cumple o no con lo reglamentado. Las aplicaciones móviles como Arbotag son un gran apoyo para dar cumplimiento a la normativa legal vigente.

Deja un comentario